domingo, 1 de enero de 2017

Los hilos de la memoria

LÉXICO FAMILIAR
Natalia Ginzburg
Editorial Lumen

Todas las familias tienen un léxico particular, unas frases repetidas a lo largo de los años, anécdotas contadas una y otra vez; un léxico común "que une a la tribu y aleja a los indeseados". Los miembros de la familia podrán dejarse de ver muchos años, pero bastará que alguno "diga una palabra, una frase, una de aquellas antiguas frases que hemos oído y repetido infinidad de veces en nuestra infancia... para volver a recuperar de pronto nuestra antigua relación y nuestra infancia y juventud, unidas indisolublemente a aquellas frases, a aquellas palabras".

Esas frases, dice la narradora, "son nuestro latín, el vocabulario de nuestros días pasados, son como jeroglíficos de los egipcios o de los asirio-babilónicos: el testimonio de un núcleo vital que ya no existe, pero que sobrevive en sus textos, salvados de la furia de las aguas, de la corrosión del tiempo".

Natalia Ginzburg (Palermo, 1916 - Roma, 1991) narra la historia de su familia a través de esas frases reiteradas e identificadoras; una familia con un padre científico y malhumorado, drástico, dominante y preocupado por sus hijos; una madre amante de Proust y de la poesía, a quien "le alegraba contar historias, porque amaba el placer de narrar"; cinco hermanos, y todos los antepasados que revivían al mencionar su frase particular. En la Italia fascista, esta familia es socialista y antifascista;  le gustan las historias y la política; amparará perseguidos y serán perseguidos y amparados por los amigos; el primer esposo de Natalia fundará con Giulio Einaudi la editorial Einaudi, en donde ella trabajará  años después, y de donde era asiduo el poeta Cesare Pavese.
Natalia y Leone Ginzberg (tomada de
es.wikipedia.org)

Familia y amigos, unidos por recuerdos comunes. Natalia recoge el hilo de la memoria y lo ovilla con .palabras pues su oficio, dice, "es escribir historias, cosas inventadas o cosas que recuerdo de mi vida, pero, en cualquier caso, historias, cosas es las que no tiene nada que ver la cultura, sino solo la memoria y la fantasía". (En http://www.filosofiayletras.com/la-vocacion-de-natalia-ginzburg/).

Al leer esta obra, Léxico familiar, ganadora del premio Strega, inevitablemente recuerda uno su propia familia, sus propias historias, las frases que se decían una y otra vez, las anécdotas  repetidas en cada celebración familiar; recuerda uno a sus propios abuelos y bisabuelos, conocidos solamente a través de las historias contadas, y la propia infancia, conocida gracias a los recuerdos de los demás. 

Vuelve ese saudade por los tiempos ya idos, pero que se mantienen vivos en las palabras, los gestos y los recuerdos de nuestra propia tribu familiar.Y renace, también, esa vieja confusión entre recuerdos y sueños; y los recuerdos inventados, esos  que, al contarlos, siempre provocan la misma respuesta: -Eso nunca pasó-.




miércoles, 30 de noviembre de 2016

La aventura sin fin

IACOBUS
Matilde Asensi
Editorial Planeta
2000


Me encantan las novelas de aventuras, sobre todo si se despliegan en un fondo histórico medieval. Me devuelven a mi infancia y adolescencia, cuando las vacaciones se reducían a leer y a jugar en la calle a ratos.

Los libros de Matilde Asensi (Alicante, 1962) son de aventuras históricas, mezcladas la mayoría con una suerte de ficción tipo Indiana Jones, en donde las estructuras antiguas contienen mecanismos ocultos, maravillosos, insólitos, en fin.

Iacobus se remonta  a marzo de 1314, cuando Jacques de Molay, el gran maestre de la Orden de los Templarios, es quemado en la hoguera por decisión de Felipe IV El Bello, de Francia. Mientras muere, lanza una maldición contra el rey, su guardasello Guillermo de Nogaret y  el papa Clemente V, convocándolos a aparecer ante el tribunal de Dios antes de un año. El papa Juan XXII, le solicita al caballero Galcerán de Born, apodado el Pesquisitore,  a que investigue las causas de la muerte de su antecesor y del rey y Nogaret, y para que encuentre el tesoro perdido de los Templarios.

En estas pesquisas, el caballero de Born  deberá recorrer el Camino de la Gran Perdonanza, o Camino de Santiago, siguiendo las instrucciones contenidas en el Codex Calinixtus, un manuscrito iluminado del siglo XII atribuido al monje cluniacense Ayemric Picaud y  que describe, entre otros muchos temas,  los pueblos que han de visitarse siguiendo la ruta de la Vía Láctea.

Página el Codex Calinixtus,
tomada de es.wikipedia.org
Galcerán de Born pertenece a la Orden de los Hospitalarios de San Juan, enemiga y heredera de los bienes de la Orden Templaria, que sigue viva y oculta, y que defenderá sus secretos hasta la muerte. La Iglesia y las dos órdenes, le seguirán los pasos, guiados por sus propias ambiciones e intereses en un camino lleno de peripecias, de encuentros afortunados y desafortunados y de decisiones que cambiarán la vida de los personajes de una manera inesperada.

Ruta seguida por el protagonista de Iacobus
 durante sus aventuras. Fuente: matildeasensi.net
El Camino de Santiago se remonta a épocas antes del cristianismo. Dice Asensi que "Santiago no fue más que la explicación de la Iglesia a un fenómeno pagano de remotísimos orígenes. Mucho antes de que Jesús naciera en Palestina, la humanidad ya viajaba incansablemente hacia el Final del Mundo, hacia el punto conocido como Finisterrae, el «fin de la Tierra»".

Antiguamente, tenía un sentido religioso, de conseguir indulgencias de Dios. No obstante, también era un camino de conocimiento, de aprendizaje a partir de superar las dificultades, y de iniciación en los antiguos misterios, representados por los constructores de iglesias mediante símbolos y alegorías.  En el libro Peregrinatio, también de Matilde Asensi, se recoge ese sentido de aprendizaje, pues el caballero De Born le escribe una carta a su hijo diciéndole que debe hacer el Camino de la Gran Perdonanza y le indica la ruta y las paradas, así como las etapas de su iniciación en la conversión de un ser humano cabal,  integrado con el universo.
Hoy, sigue siendo un camino espiritual, personal, que "nace de la propia naturaleza viajera del ser humano y el principal motivo que hoy impulsa a miles de personas a realizar el Camino es la necesidad [...] de buscar lo absoluto, algo que ha propiciado la crisis profunda que sufre la sociedad actual y que ha hecho que esta ruta de peregrinación europea haya experimentado un importante resurgir en los últimas décadas", según sostiene Manuel Mandianes (Loureses, 1942), antropólogo del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), autor de El camino del peregrino (entrevista en: http://www.laopinioncoruna.es/cultura/2010/08/14/significado-camino-santiago/410649.html)

Este trasfondo histórico y espiritual está en los libros de Matilde Asensi; por tanto, se aprende, se medita y se disfruta pues, como ella afirma, "leer no tiene por qué ser un sufrimiento" (En entrevista de http://www.joseferrandiz.com/salt0404.htm).

Dentro de las obras que ha escrito Matilde Asensi están: El Salón de Ámbar, El último Catón, El Orgen Perdido,la trilogía de Ojo de Plata, Todo bajo el Cielo, y El Regreso del Catón.

"Las novelas de Matilde Asensi han sido traducidas a 15 idiomas. Con la traducción al inglés de El último Catón consiguió en 2007 el premio Internacional Latino Book Awards en la categoría de «Mejor novela de misterio» y una mención de honor como «Mejor novela de aventura». En 2008, en el mismo certamen, logró el segundo premio por Todo bajo el cielo en la categoría de «Mejor novela de ficción de época en español».
En mayo de 2011 se le concedió el Premio de Honor de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza en reconocimiento a la trayectoria y los méritos de la autora a lo largo de su carrera literaria en relación con el género de la novela histórica. Y en marzo de este mismo año fue galardonada con el Premio Isabel Ferrer de la Generalitat Valenciana por su extensa y reconocida labor como periodista y escritora. En 2007 recogió el Premio Protagonistas en la categoría de Literatura. Y en sus inicios ganó el primer premio de cuentos en el XV Certamen Literario Juan Ortiz del Barco (1996), de Cádiz, y el XVI Premio de Novela Corta Felipe Trigo (1997), de Badajoz." (En matildeasensi.net)

Llegan las vacaciones. ¡Qué mejor plan que leer una buena y absorbente novela de aventuras!